Festival de Performance “Forma y Sustancia”.

 

Durante Febrero, estaré participando en el Festival de Performance “Forma y Sustancia” a realizarse en Ciudad de Guatemala.

Para más info sobre el festival haz click aquí.

Anuncios

Los que nunca conceremos.

1280px-FIL_2013_-_Sinéad_O'Connor_02

He seguido a Sinead O’Connor por años. Una artista que ha transitado por diversos géneros musicales, incluyendo el regaee, y cuya voz y presencia continúan impresionándome. Tiene por lo menos unos cinco discos que yo considero como esenciales, y muchas de sus letras transmiten una fascinación con la iconografía católica, cosa que comparto. Además, tuvo el mérito de incorporar de forma natural el hip hop, en una época en la que, en Chile, mis compañeros de colegio me mirarban extrañados cuando escuchaba en los recreos el último de LL Cool J.

Pero, y sin ninguna duda, la mayoría la conoce(mos) por Nothing Compares to You. Me pregunto cuánta gente en el mundo estaría hablando de ella y su nota de suicidio si es que no hubiera grabado ese tema. Si bien su álbum debut The Lion and the Cobra tuvo un par de hits, entre ellos la notable Mandinka, sin Nothing Compares to You ella nunca habría alcanzado el status de estrella global. Independientemente de que nuestra irlandesa favorita haya publicado su nota de (por suerte, frustrado) suicidio en Facebook, me nace la interrogante de cuántos artistas notables, en especial músicos, escritores, y performers, no conoceré en mi vida. En cuántos poemas notables no he leído de escritores que apenas sobreviven en medio del continuo Apocalipsis africano. O en la cantidad de notables canciones que no escucharé de aquel cantautor neoyorkino que trabaja de día en un local de fast food y de noche toca en bares de poca fama. O en todas esas performances de artistas de lugares que no conozco. Es penoso, y es desesperante. La verdad, no sé si hubiera conocido a Sinead O’connor, y si es que estaría escuchando temas de su último trabajo, I’m not Bossy, I’m the Boss, si no me hubiera topado con ese tremendo cover de Prince de comienzos de los artificiales noventa.

 

Imagen cortesía de Wikimedia Commons.